Los cargos en la factura eléctrica, más conocidos como déficit de tarifa, han sido inferiores durante este año a los ingresos que se han obtenido por los costes de los peajes eléctricos, lo que ha generado un déficit eléctrico que no es suficiente para cubrir los gastos del sistema.

Este déficit eléctrico, podría provocar un nuevo aumento de los precios de la electricidad, ya que el Gobierno necesita recaudar más impuestos para llegar al nivel optimo establecido por el mercado. Aun así, todavía queda algo de esperanza, ya que actualmente es la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia, quien se encarga de regular los peajes eléctricos, pudiendo escoger otros métodos para intentar cubrir el déficit sin encarecer la factura eléctrica.

Por el momento, vale la pena ser cautos, ya que nos encontramos ante un nuevo posible episodio de subida de precios que podría repercutir directamente entre todos los consumidores.