El Congreso de los Diputados convalidó ayer el Real Decreto-ley que aprobó el Gobierno a principios de octubre con el que se pretende disminuir el precio de la electricidad.

En este sentido, este Decreto-ley tiene entre sus premisas principales eliminar el famoso “impuesto al sol”. Este impuesto, aprobado en 2015, ya había sido motivo de discusión en el congreso, ya que en el año 2017, se presentó sin éxito una iniciativa que pretendía crear una ley para fomentar el autoconsumo eléctrico sin cargos.

Actualmente y tras las debidas votaciones, el Congreso acordó ayer tramitar esta norma como proyecto de ley para poder inducir enmiendas de texto posteriormente.

Así pues, y como resultado de la misma, el Gobierno pretende instalar 50.000 MWh de origen renovable de aquí hasta el año 2030, hecho que ha valorado muy positivamente la Unión Española Fotovoltaica.