Con la llegada del nuevo borrado de la Ley de Cambio Climático y Transición Energética, el Gobierno quiere obligar a las gasolineras que vendan un mayor número de combustibles, a instalar puntos de recarga de vehículos eléctricos. Viéndose además también modificada la cantidad necesaria para su instalación, ya qué con el nuevo borrador, se duplica pasando de 5 millones de litros, a 10 millones de litros, teniendo un plazo para su puesta en marcha de 21 meses.

Aunque, no serán las únicas que quedarán obligadas, ya que las gasolineras más pequeñas también tendrán que instalarlos, contando en este caso con 810 meses para su instalación.

Ante esta nueva normativa, el portavoz de los gasolineros, propone que se elimine el término fijo de la factura eléctrica, ya que con la suma del término fijo y los gastos fijos, no se recupera la inversión de la instalación, que se encuentre entre 30.000€ y 40.000€, y las facturas mensuales oscilan en torno a los 500€.

Además, también creen que la obligatoriedad no favorece a la instalación, ya que si los propios empresarios ven rentable el proyecto, serán los primeros en decidir instalar puntos de recarga en sus gasolineras.