¿Cocinar con horno eléctrico o con microondas?

En el último artículo os hablábamos de ¿Qué podemos hacer para ahorrar energía en el hogar? donde os explicamos cómo se califican todos los elementos que tienen un consumo energético según su eficiencia mediante la etiqueta energética y en qué áreas del hogar se pueden agrupar.

En las próximas entradas nos centraremos en los electrodomésticos que nos podemos encontrar en el hogar, donde analizaremos cada uno y os contaremos sus principales características, peculiaridades y los mejores consejos para un adecuado uso y aprovechamiento. Empezaremos con el horno eléctrico y el microondas.

Horno Eléctrico

El horno eléctrico es un aparato electrodoméstico dotado de varias resistencias que permiten asar los alimentos. Gracias al control de temperatura mediante termostato, se puede regular perfectamente los grados necesarios para el asado, lo que en los hornos de gas resulta mucho más complicado.

La potencia de estos hornos suele ser de 0,8 a 2kW dependiendo del tamaño.

Los mejores consejos para los hornos eléctricos son:

  • Si cocina con horno aproveche al máximo su espacio con cuantos más alimentos mejor o en caso contrario opte por el microondas o sistema de cocina a gas o vitrocerámica.
  • Apague el horno un poco antes de terminar la cocción para aprovechar el calor residual.
  • No abra el horno innecesariamente (puede perder un 20% del calor acumulado).
  • Seleccione la temperatura más adecuada al tipo de alimento y cantidad que va a cocinar.

Horno Microondas

El microondas es un electrodoméstico para cocinar que emplea ondas electromagnéticas para calentar los alimentos. Dado que el calor no tiene que trasmitirse entre elementos, sino que se produce en el alimento, esta forma de cocinar es muy rápida y limpia.

Suelen tener una potencia entre 0,8 a 1,5 kW.

Del microondas al sistema tradicional de cocina se consiguen ahorros de energía de hasta un 40% y mejor aún, ahorros de tiempo de hasta un 80%. Son capaces de cocinar conservando todo el poder nutritivo de los alimentos, ya que los calientan de forma directa y rápida. Esto está directamente relacionado con la salud, pues gran cantidad de vitaminas y minerales que se encuentran en los alimentos son extremadamente volátiles con el calor o muy solubles en el agua y se destruyen fácilmente cuando se someten a los sistemas tradicionales de cocción.

Los mejores consejos para el uso del microondas son:

  • No utilice el horno si está vacío, ya que ello podría causar averías.
  • No utilice recipientes metálicos para no provocar averías.
  • La utilización del microondas en lugar del horno convencional le supone un ahorro de entre el 60 y el 70% de energía, y un ahorro importante de tiempo.
  • Cuide mucho la limpieza del aparato, pues los restos orgánicos que quedan en su interior absorben energía y pueden dañar la bóveda.

Así que ya sabes, ¡piénsatelo bien dónde vas a calentar o cocinar tu próximo alimento!