El pasado martes 19 de mayo, el Gobierno español aprobó un nuevo Proyecto de Ley cuyas principales medidas están enfocadas a abordar el gran problema del cambio climático y la transición energética.

Entre los nuevos objetivos del Proyecto-Ley, encontramos los de carácter climático. Así pues, entre las principales propuestas, se aborda reducir las emisiones ambientales en al menos un 20% en lo próximos 10 años, a la vez que incrementar hasta un 35% la utilización de energía de carácter renovable, e incrementar la presencia de la energía verde al menos un 70% hasta el 2030, y un 100% en el año 2050.

Por otra parte, este Proyecto-Ley propone que en el año 2040, se haya eliminado totalmente del mercado los coches diésel y gasolina. Para esto, las administraciones locales deberán poner en marcha medidas que incentiven la adquisición de vehículos eléctricos de cero emisiones. Mientras que las poblaciones de más de 50.000 habitantes se deberá favorecer la movilidad a pie, en bicicleta o en otros medios de transporte con el objetivo de impulsar la movilidad eléctrica y el transporte sin emisiones.

Según estima el gobierno español, este proceso de transformación energética atraerá la inversión en proyectos de movilización en todo el país de alrededor de 200.000 millones de euros en los próximos diez años.

Por otra parte, uno de los pilares fundamentales de este Proyecto-Ley sobre el cambio climático y la transición energética, consiste en fomentar el uso de gases renovables como el biogas, biometano e hidrógeno a la vez que tratará de eliminar las energías provenientes de origen fósil.