Ahora que  empieza a llegar poco a poco el frío, muchos de vosotros nos preguntáis cuál debería ser la temperatura ideal para vuestra vivienda. Por ese motivo, desde Oppidumenergía queremos dejaros algunos consejos para que este invierno ahorréis en vuestra factura sin perder el confort.

Según recomienda el Instituto para la Diversificación del Ahorro y la Energía, la temperatura ideal para una vivienda, ronda entre los 19 y los 21 grados. Aunque es cierto que la temperatura ideal dependerá de la sensación térmica de la persona en concreto, se recomienda regularla en esta temperatura para conseguir un mayor confort y un ahorro energético.

Para conseguir una temperatura que te permita optimizar la energía, la mejor opción es utilizar termostatos programables digitales. Con estos termostatos conseguiremos programar distintas temperaturas en distintos horarios, y así lograr que no se produzcan bajadas muy bruscas de temperatura y ahorrar energía.

Otra opción muy interesante es instalar válvulas termostáticas en los radiadores, de esta manera podremos regular la temperatura en aquellas estancias que creamos oportuno y no malgastar energía en aquellas en las que no vayamos a permanecer.

Por último, resulta muy beneficioso optar por buenos sistemas de aislamiento térmico, ya que instalando ventanas y puertas que permitan aprovechar al máximo las horas de sol, conseguiremos que la vivienda se mantenga aclimatada.